El Monkey sustituye la pista de coches locos por una caseta de tiro al blanco a bandas tributo

El Festival del mono rockerizante, Monkey Week, que se celebra de jueves a domingo de esta misma semana en la Alameda de Hércules, ha dado el big campanazo en pleno corazón de Sevilla. Esta mañana de empalme se hacia público la sustitución de la pista-escenario de coches locos, que tanto éxito tuvo el año pasado entre la chavalada, por una caseta de tiro al blanco a bandas tributo tipo jartibles.

Esta gran iniciativa del Monete promete convertirse en una de las mayores atracciones conocidas en la historia del festivalismo alternativo mundial. Bien es sabido que todos los públicos puristas del rock y del pop guardan “cierta” animadversión a la plaga de bandas tributo que invaden escenarios y carteleras de España y Polonia. Pues ahora todos ellos tienen la ocasión de mitigar su ira incontenible contra estos clones del Olimpo rockeril; eso sil, los muchachos que se aventuren a exhibir sus calcos melódicos en la mencionada caseta, sólo sufrirán ametrallamientos a base de taponcitos de corcho bodeguero del Puerto y alguna que otra tomatina. Este hecho para nada ha sido del agrado de ciertos sectores melómanos, que confiaban en bajar la superpoblación de bandas tributo, a base de correrlas a perdigonadas hasta sus guaridas.

Pero curiosamente, esta iniciativa de los responsables del Monkey Week acomete una doble función: la anteriormente indicada y consistente en la puesta en valor del cazador que todo rockero et rockera llevan dentro  y la salida a la luz de los 800.000 grupos tributo – 500.000 tan sólo de Triana- que hay en la ciudad.

Nada más entrar la caseta advierte de la prohibición de “no está permitido dar guantás con la mano abierta a los imitadores de Freddie Mercury”, para a continuación encontrarnos con toda una armería de escopetas chungas, con los cañones como la carretera de Carmona. En frente es donde podemos admirar el escenario.tiro al blanco MW Tributer, con el siguiente lema de oro en el dintel: “No hay tanta escopeta para tanto tributo.” Ni tanta bandera para tanto carajote, parece ser también, pero eso son otros menesteres menos festivos. Larga vida al Mono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies