Susana Díaz levanta una verja en Despeñaperros ante la posible avalancha de andaluces retornados

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha ordenado levantar una verja muy alta y muy larga, que va desde Sanlúcar de Guadiana en Huelva hasta Pulpil en Almería. Tamaña obra faraónica ha sido designada, con urgencia y como siempre, a una subcontrata de Ferrovial por el dedo de la misma presidenta. Esta decisión, calificada de precipitada por la oposición, se ha hecho atendiendo a la posible avalancha de cientos de miles de andaluces y charnegos que retornen a Andalucía tras la victoria del SÍ en el referéndum del pasado 1 de octubre.

El gobierno central ha tratado en todo momento a las papeletas y urnas del citado referéndum como armas de destrucción masiva. Para posteriormente, hacer un despliegue de policía “proporcional y civilizada” que apisonaba dichas urnas y todo ser humano que se encontrara en su camino. Esto ha suscitado aún más pavor, si cabe, entre las buenas gentes del sur que pueblan los cinturones industriales polacos; “porque si lo dice la tele y la radio por todos los canales, será por algo, digo yo, vamos…” Apunta Juana Menajo, una trabajadora utrerana de Hospitalet de Llobregat.

El boceto presentado sobre la nueva verja indica que es de un marcado estilo andaluz. Recuerda mucho a lo que es la misma verja de la Virgen del Rocío. Una vez consultados los expertos en verjas de Ceuta y Melilla, nos han indicado que estos modelos de verja rociera buscan que solo unos pocos, los más aguerridos y preparados, los almonteños, sean capaces de saltarla. Se sospecha que Fátima Báñez está detrás de tan marismeña decisión.

El caso es que la nueva verja de Sierra Morena “tendrá uso como frontera  y así poder administrar adecuadamente la llegada de tantísimos charnegos…. digo… compatriotas, digo… paisanos retornados,” según señala la mismísima Susana Díaz. “Andalucía no está para escatimar recursos y menos a causa de la independencia catalana. Así que habrá que hacer sitio a unos cuantos andaluces refugiados y campamentos gigantes para otros cientos de miles más a las faldas de Sierra Morena, como en Turquía. La Junta de Andalucía no puede hacerse cargo ” Sostiene la presidenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies