Una virgen en Los Pajaritos llora lagrimitas de pollo

Fue ayer viernes cuando se producía un crujiente milagro junto al populoso barrio sevillano de los Pajaritos. La imagen abandonada de una virgen en una minúscula capillita con techo de uralita y portalón negro de yerro, y bajo el sol hirviente y junto a la carretera de Málaga, amanecía con sus mejillas llenas de Lagrimitas de Pollo. La versión racional –cosa que no interesa a la mayor parte de nuestra ciudad- de los cuatro reputados  científicos que aún malviven por la universidad Pablo de Olavide, es que con la calor que hace, la talla está echando el relleno frito por los lacrimales, en forma de simpáticas lagrimitas de pollo.

La otra versión, la de la archidiócesis hispalense y su consejo de cofradías, que es la buena, buena… responde a que “Nuestra Llorosa Señora de la Carretera de Málaga y de la Graciosa Rotonda del Mercasevilla desea compadecerse de las almas perdidas en los famélicos y oprimidos arrabales por el diabólico espíritu venezolano que nos invade, y lo expresa regalando a los fieles milagrosas lágrimas de pollo, como si de maná empanao se tratase”.

Al parecer, ayer la citada virgen se apareció en la peña del Betis, Calderé, en el barrio de la Plata, donde según los parroquianos, la milagrosa para que le dejaran llorar en paz los capillitas jartibles amantes del “respeto”, se declaró de la iglesia copta a la par que ortodoxa en sus ademanes, mientras plañía lo más grande en forma de raciones de sabrosas glorias fritas para la chiquillería allí concentrada, que se lo pasó muy bien hasta altas horas de la madrugada.

Molibdeno Pimpollo, regente de la peña, despacha con descomunal éxito desde el día de la aparición, las llamadas “lagrimitas Ridruejo”, delicias de pollo que, cual Actimel de yogurina bendita, te bajan el colesterol, te regulan la flora intestinal, te chafan la siesta y te ponen la cara de un koala harto de piri-piri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies